El sábado 9 de septiembre se inauguraban las fiestas de Dalías con el disparo de “El cohetazo”, así se daba comienzo a una semana repleta de numerosas actividades culturales, lúdicas, religiosas y deportivas que nos hicieron imposible permanecer en casa.
El lunes 11, Día de la Espuma, se realizó a mediodía un concurso gastronómico en el Casino de Dalías en el que los participantes presentaban sus platos al jurado y el ganador recibía un premio. Ya a las 17:00 los jóvenes y no tan jóvenes se refrescaban en la plaza con la espuma y el agua que nos trajo el equipo de Bomberos del Poniente. Por la noche nos tronchamos de risa con monólogos de los cómicos Toni Rodríguez y el Comandante Lara y su actuación conjunta final repleta de chistes.
El Día de la Entrega de Premios, el martes, comenzaba con una cucaña matutina en la cual el ganador recibía una paleta de jamón. Entrada la tarde, la compañía de teatro “Yera Teatro” nos hizo disfrutar de una comedia taurina a la vez que éramos perseguidos por la figura de un toro. Tras la caída del Sol, los ganadores de las diferentes actividades realizadas en los días previos subían al escenario de la plaza para recoger sus trofeos y medallas. Para acabar la noche, la Escuela de Baile de Dalías presentó una actuación por parte de sus alumnos y alumnas.
El esperado miércoles, Día de los Toros de Fuego, fue un día más enfocado a las personas mayores, ya que se realizó una feria de mediodía en el Club de la Tercera Edad, donde se pudo disfrutar de una gran paella y además se hizo una merienda adicional en la residencia geriátrica, con la actuación del Coro Rocymar de El Ejido. Ya de madrugada, la plaza acogió a un gran número de personas vestidas con una camiseta blanca, vaqueros y un pañuelo, tradicional vestimenta que daba la bienvenida a los seis toros de fuego. Cada uno de los toros, progresivamente más “explosivos”, recorrían la plaza y sus alrededores, trayendo consigo un sinfín de destellos de luz, chispas y adrenalina en el ambiente.
El jueves 14, Día del Pregón, la banda de música de Dalías recorrió las diversas calles hasta llegar al ayuntamiento con la temprana Diana Floreada que inaugurará también el viernes y el sábado. A las 17:00 se concentraba en la plaza un gran número de jóvenes acompañados de sus bicicletas para dar comienzo a la carrera de cintas, en la que éstos deben procurar alcanzar el mayor número posible de cintas colgadas de una cuerda. Entrada la noche, D. José Gómez Fernández, más conocido como Juan, recitó el tradicional Pregón ya que ha tenido una gran influencia en la localidad como ser de los primeros miembros de la banda de Dalías y fundar el bar “Casa Juan” entre otras cosas. A las 23:00 se inauguraba la primera noche de bailes de sociedad del Casino y de madrugada el primer castillo de fuegos artificiales que cerrarán todos los días posteriores.
El comienzo del viernes, Día de las Carrozas, fue dado por la Diana Floreada y unos juegos de fuerza, tras ellos llegó la tarde con la Gimkana de Motos en la que los participantes debían realizar un circuito en la plaza con rampas y otros obstáculos. A la llegada de las 20:30 desfilaban un gran número de carrozas con diversas temáticas que llenaron de color y alegría las calles y a las que acompañaba la banda de música de Dalías.
El penúltimo día de las fiestas, el sábado Día de la Fiesta Infantil, fue orientado sobre todo a los más pequeños, con actividades como la gran fiesta infantil en el casino en la cual tuvo lugar la actuación del grupo de rock “Puntos suspensivos” (serafin alférez), y a actos litúrgicos como la misa de peregrinos, rezo solemne de vísperas, el último día del septenario y la Santa Misa.
El último y más esperado día de las fiestas, el Domingo, Día Grande, dio comienzo con una serie de misas por la mañana hasta las 13:00, momento en que tuvo lugar “La Bajada” donde se concentraron en la iglesia gran multitud de personas para contemplar al Cristo siendo bajado del altar por los bomberos para colocarlo en el trono, listo para su salida. Previamente a ésta, se realizó la gran elevación de globos y a las 8:30 tenía lugar la salida de la imagen del Stmo. Cristo de la Luz acompañado de la banda de Dalías y la banda de cornetas y tambores jienense Ntra. Sra. Del Rosario de Linares. El recorrido comenzó con el lanzamiento de una traca de cohetes y la explosión de bombas en la plaza. Seguidamente la peña Festivalera lanzó sus cohetes en la plaza del mercado. Continuó el trayecto hasta la siguiente parada en La Petalá, donde, desde diferentes balcones, se arrojan centenares de pétalos a la imagen del Cristo y se le canta una serenata, un espectáculo repleto de belleza y devoción que impacta a cualquier persona que lo vea. Llegando a la Fuente Peralta era el turno de la peña de La Luz, miles de docenas de cohetes estallaban sin descanso durante cerca de 4 minutos con un final en el que se lanzaron una inmensidad de cohetes sistemáticamente que hizo de día a Dalías por un momento y que dejó impactado y con los pelos de punta a todos los espectadores. Ya bajando a la plaza se dispararon los cohetes de la peña de La Rosa, después (lo de las bengalas) y la peña El Cohete hasta llegar finalmente a la plaza. La entrada estuvo acompañada de la peña Amigos de la Plaza y otro estallido de bombas. Un día realmente para recordar; lleno de alegría, lágrimas y emoción que estremece a cualquiera que vea a cientos de personas con las manos en alto, acompañado de un estruendo de pólvora mientras contemplan a nuestro patrón del pueblo, el Stmo. Cristo de la Luz.Hasta las próximas fiestas. ¡Viva el Cristo de la Luz! ¡Viva Dalías!