El delegado territorial de Fomento y Vivienda en Almería, Joaquín Jiménez, ha visitado hoy los trabajos que está ejecutando el Gobierno andaluz para mejorar la seguridad vial en la A-358, vía de conexión entre los municipios de Berja y Dalías, que cuenta en su kilómetro 7 con dos áreas de servicio a ambos lados de la carretera, lo que provoca accidentes por alcance en los movimientos de entrada y salida. En dicho punto ya ha comenzado la construcción de un enlace a distinto nivel, con el levantamiento de los estribos que soportarán el resto de la estructura.

Jiménez, que ha elevado al 45% el nivel de ejecución de los trabajos, ha explicado que las labores en la A-358 contemplan la mejora del firme, la señalización y las defensas a lo largo de un tramo de más de siete kilómetros, desde el kilómetro 4 al 11,7, “trabajos que ya han finalizado y que dan paso ahora a la construcción del enlace a distinto nivel, que resolverá todos los movimientos de entrada y salida a dichas áreas de servicio”, ha puntualizado, al tiempo que ha comentado que ya está finalizando las labores de reposición de servicios afectados y el retranqueo de invernaderos para poder comenzar a ejecutar las vías de servicio y viales de conexión con las instalaciones anexas a la carretera, y se está colocando nueva barrera bionda a lo largo de todo el tramo de la obra.

El delegado ha subrayado que se trata de una actuación “de gran relevancia en materia de seguridad vial, tanto por el índice de tráfico diario, situado en torno los 10.434 vehículos diarios, con un 6% de pesados que giran a ambos lados para el traslado de mercancías agrícolas, como por ser la carretera de puerta de entrada a las Alpujarras desde la comarca del poniente”.

La actuación, que cuenta con un presupuesto de 2,2 millones de euros y un periodo de ejecución de 16 meses, prevé también la construcción de cuatro nuevas vías de servicio que sustituirán a los accesos existentes y resolverán de forma adecuada la entrada y salida a las fincas aleñadas.

Esta intervención tendrá un beneficio directo para estas dos poblaciones almerienses, que acumulan unos 20.000 habitantes, a los que se sumarán los centenares de visitantes que utilizan esta puerta de entrada a las Alpujarras desde el Poniente almeriense.